Desayuno

Tortitas especiadas de calabaza y arándanos

Cuando las tradiciones familiares toman forma, parece que lo hacen de la nada, sin avisar, sin planificar o incluso sin ser conscientes de ello. Por ejemplo, los desayunos de los miércoles por la mañana con mi marido. Ahora trabaja un poco más tarde que antes, lo cual está bien porque dormimos hasta más tarde, pero solíamos pasar más tiempo juntos por las tardes. Así que, con el paso de las semanas, todos los miércoles por la mañana nos deslizábamos dormidos escaleras abajo y preparábamos juntos un gran desayuno a base de tortitas, huevos y beicon. Sin explicaciones. Ni falta que hace. Pero se ha convertido en una rutina encantadora y relajante antes de que empiece el ajetreado día.

Espero que estos desayunos duren un tiempo, ya que me permiten ponerme creativa en la cocina con diferentes desayunos y sabores de tortitas, como estas con puré de calabaza, arándanos frescos y una combinación de ricas y acogedoras especias otoñales como canela, nuez moscada y jengibre. Húmedas, fáciles de hacer y deliciosas.

Cubiertas con un chorrito de sirope de arce puro caliente y una pizca de azúcar en polvo, estas tortitas de calabaza y arándanos se deshacen en la boca. Los sabores juntos son indescriptiblemente deliciosos, pero lo intentaré: la calabaza es aromática y aporta una textura ligera y pastosa, y los jugosos arándanos anidados en su interior estallan con cada bocado. El sirope es sólo la guinda del pastel.

Tanto si las disfrutas entre semana como en fin de semana, espero que saques tiempo para hacer estas deliciosas y sencillas tortitas con alguien especial. Sabemos que las disfrutarás tanto como nosotros en nuestra cita especial del miércoles por la mañana.