Desayuno

Pan de plátano y nueces

Para quienes no se sienten cómodos con el proceso, a veces agotador, de mezclar, batir, enharinar, dar forma y amasar una barra de pan típica, el sencillo proceso de hacer y hornear un pan de plátano les vendrá como anillo al dedo.

Mezcle un poco de azúcar, huevo, vainilla y harina hasta obtener una textura suave y rica, añada plátano (que, una vez horneado, aporta la mayor parte del dulzor natural del pan) y vierta la mezcla en un molde para pan, sin necesidad de artilugios extravagantes.

El resultado es un pan húmedo y aterciopelado, casi como un pastel, tan delicioso con el café de la mañana como con el té de la tarde. Irresistible con un poco de mantequilla, pero aún mejor con queso crema, al menos en mi opinión.

No hace falta arremangarse para esto, amigos. Sólo hacen falta unos plátanos marrones y ganas de compartir…