Dulces

Mousse de chocolate fácil

No hay nada mejor que una sedosa mousse de chocolate hecha con ingredientes de buena calidad, servida con nata montada casera y disfrutada con alguien especial. Y vale, normalmente soy partidaria de gastar poco en ingredientes, pero ¿por qué no gastar un poco más en el sentido del gusto de tu pareja si este año no vas a hacer regalos?

Compré esta preciosa caja azul de bombones que se deshacen en la boca durante una visita de un día a una de las joyas de Austin, Mercado Central . Estas pequeñas piezas de oro de chocolate negro estaban en la lista para mi fiesta de degustación de vinos y no podía dejar de ir un poco por la borda en un elemento de la degustación.

No me imaginaba que sobraría media caja y que se convertiría en una deliciosa mousse.

Acurrucarse ante un bol de esta mousse cremosa y de ensueño es sin duda uno de los pequeños placeres de la vida, ¡y no deberías dejar de prepararla para San Valentín! Es un poco de paraíso en un bol. O mucho, dependiendo de lo loco que estés por el chocolate.

Prepara esta mousse súper sencilla alguna noche, ya sea mañana o un día cualquiera, para celebrar los pequeños momentos de la vida. Es más fácil de lo que imaginas y da como resultado un postre de otro mundo, suave y sedoso, ¡que seguro que os encantará a ti y a tu Valentín!