Dulces

Mini tartas de chocolate fundido

¿Qué está repleto de un pecado chocolateado, de otro mundo, pero es el postre más fácil de hacer del planeta y engañará a los afortunados que se lo coman haciéndoles creer que eres el mejor pastelero de la historia? ESTE PASTEL.

Una parte de mí desearía no haber descubierto nunca cómo hacer estos preciosos pastelitos de chocolate fundido, porque poco después de una cena reciente, me encontré rebuscando en la despensa los ingredientes para volver a hacerlos (por desgracia, teníamos todo lo que necesitaba). No es mi momento de mayor orgullo. Y, para colmo, la báscula no ha sido muy indulgente desde entonces. Pero, con un nuevo autocontrol (más o menos), aquí os presento el mejor y, la verdad, el postre más sencillo y pecaminosamente delicioso del mundo.

A diferencia del soufflé, éste no requiere una sincronización perfecta ni un control minucioso. Es muy rápido y fácil de preparar, es más impresionante que cualquier galleta, brownie o tarta, y hará que todos pidan más. Así las cosas, mi marido ya se está preguntando a dónde han ido todos… ¡Y ni siquiera le gustan los dulces!