Aperitivos

Mini panecillos artesanos crujientes sin amasar

Una mini versión de mi receta de pan artesano favorita (y la mejor de todos los tiempos). Súper crujiente, esponjoso y ¡tan fácil! Sólo 3 ingredientes y 5 minutos de preparación. Use estos mini panes como panecillos para sándwiches, o tueste y añada aderezos para hacer unos bonitos crostini.

A menudo cambio lo que hay en el menú de casa, simplemente para seguir explorando nuevos sabores y probando nuevos gustos. Sin embargo, una receta que se repite todas las semanas es mi fenomenal (¿se puede decir así?) pan de corteza artesano sin amasar. Es realmente una parte receta, una parte truco de magia.

Todas y cada una de las veces que lo he horneado, la corteza ha salido ligera y crujiente, con rincones esponjosos y suaves como almohadas que suplican ser untados con mantequilla. Hemos servido rebanadas con sopas, ensaladas, asados y casi cualquier comida que se te ocurra. Y, por supuesto, es un excelente pan para sándwiches.

Pero, basta de hablar del pan grande, estoy aquí para contarte cómo hacer un pan crujiente aún mejor, pero un poco más pequeño. Porque entonces puede que quieras compartirlo. Y compartir es cuidar. Y mini es maravilloso.


Aquí es la receta para el pan de tamaño normal, en la foto de arriba. Que, seamos honestos, es absolutamente de ensueño con un toque de mantequilla salada, o apilados con coberturas bruschetta. O, en realidad, como quieras.

Pero hoy voy a enseñarte a cambiar ligeramente el método de horneado para conseguir bolitas de pan perfectamente redondas y crujientes con un interior suave y esponjoso. Con tres ingredientes. Sin artilugios extravagantes ni trucos raros. Y sin amasar.

Sólo hornear. Y cortar. Y untar con mantequilla. Y devorar.

Los ingredientes son sencillos: harina, sal, levadura y una taza y media de agua tibia. Lo mínimo, pero la calidad es la clave. A menudo me preguntan qué marca de harina funciona mejor, y mi respuesta siempre es Bob’s Red Mill Harina blanca común sin blanquear un favorito de siempre.

Hornea siempre panes artesanos esponjosos y de un bonito color dorado. Y, por supuesto, ¿qué puede no gustar de una harina multiusos de buena calidad? Es tan versátil para su uso en galletas, pasteles, magdalenas, panes rápidos, cortezas de pastel, cortezas de pizza, y salsas espesantes. Yo utilizo esta harina ecológica para todo .

¡Ahora, déjame mostrarte un poco de acción en proceso!


La foto de arriba muestra el aspecto que debe tener la masa antes de la fermentación: suavemente mezclada pero desordenada, desgreñada y en trozos. Eso es lo que conseguirá esas grandes bolsas de aire (para que la mantequilla derretida se deslice dentro, ¿recuerdas?). No trabajes demasiado. Cuanto menos la toques, más bolsas de aire se formarán. Esa es la belleza del pan sin amasar.

Cúbralo bien con film transparente y póngale encima un paño de cocina limpio. Espere pacientemente más de 8 horas a que suba. La espera es la parte más difícil.

Este se levantó durante 12 horas. Aunque no parezca muy esponjoso en la segunda foto, ¡eso es justo lo que quieres! Todavía un poco desordenado, pero más suave. Cuando la vuelques sobre una superficie enharinada, estará un poco húmeda. Con cuidado, forma una bola redonda. A continuación, dividir la bola de masa en 6 piezas (un cortador de pastelería ayuda con esto), y luego hornear como se indica.

Prepárese para el momento «OMG, ¿REALMENTE ACABO DE HACER ESO?» cuando saque el pan perfecto del horno caliente.


Me encanta regalar estos mini panes, servirlos como panecillos y apilarlos con carnes, quesos y verduras para sándwiches y deslizadores.

Incluso puede aromatizarlos con hierbas secas, especias molidas, cáscaras de cítricos y parmesano rallado. Mézclelos con la mezcla de harina seca antes de añadir el agua y la levadura.

Espero que te diviertas con este impresionante pan artesano casero. Sé que te encantarán estos panes, ya sean grandes o pequeños. Si los pruebas, ¡dime cómo te han quedado!