Aperitivos

Macarrones con verduras asadas & Copas de queso

Por aquí, lo nuestro es la comida reconfortante, y si no sabes que los macarrones con queso son sinónimo de comida reconfortante… bueno, déjame que te eduque.

Los macarrones con queso son sinónimo de todo lo bueno de este mundo. Es un abrazo en un cuenco, un poco de consuelo después de un largo día, y siempre fácil y rápido de preparar incluso para el cocinero más inexperto. Pero no hay mejor manera de darle un toque especial -o de introducir una buena ración de verduras- que añadiéndole una colorida y deliciosa mezcla de brócoli asado y tomates gordos.

Son tan ridículamente fáciles que no te lo vas a creer. Y cuanto antes lo saques del horno y te lo lleves a la boca, mejor. ¿Estoy en lo cierto?

Simplemente hierve un poco de pasta -usa la que quieras, pero yo soy una devota de los coditos- y luego mézclala con un poco de queso Cheddar, sal y pimienta. No hace falta hacer una salsa. Presiona la mezcla en los moldes para magdalenas, cúbrelos con brócoli y tomates troceados y una pizca de pan rallado, ¡y listo! Un tentempié rápido para ti o para los niños, un elegante aperitivo para una fiesta o una guarnición sencilla pero contundente.

También puedes utilizar espárragos, calabacines, zanahorias, guisantes, pimientos, calabaza o cualquier otra verdura que te guste. También puedes prepararlas con antelación para una fiesta y refrigerarlas hasta dos días. Mételos de nuevo en el horno durante 10 minutos y estarán calentitos y listos para servir.

Sé que disfrutarás haciéndolos y engulléndolos tanto como yo, así que pruébalos por ti mismo. ¡Tu estómago te lo agradecerá!