Cookies

Galletas de chocolate blanco y nueces de macadamia

Este es uno de los recuerdos más entrañables de mi infancia: Cuando era pequeña, mi padre conducía 800 km desde su casa en los suburbios de Massachusetts hasta mi casa en la zona rural de Maryland, yo me subía a su Nissan Altima y conducíamos 800 km de vuelta a su casa el mismo día.

Siempre tenía la ruta bien planeada y pasábamos la mayor parte del día a toda velocidad, pero siempre hacíamos un alto en Nueva Jersey para estirar las piernas y comer algo y comer una galleta de nueces de macadamia de la señora Field.

Así que, cuando llegó el momento de hacerle un regalo al querido papá este Día del Padre, quise obsequiarle con algo casero, delicioso y hecho con el corazón. Estaba un poco nerviosa por si no lo conseguía, dados mis últimos intentos fallidos de enviar galletas para el Día de la Madre.

Pero esta vez, bien empaquetadas en una caja llena de periódicos locales de Los Ángeles, las galletas llegaron a su destino, esta vez a más de 5000 kilómetros de distancia, de una pieza.

Te animo a que pruebes también estas deliciosas galletas, tanto si las regalas como si te las quedas para ti. La nuez de macadamia, si nunca la has probado, tiene un sabor muy cremoso y suave, y le da un toque crujiente a la galleta, que de otro modo sería blanda y azucarada. El chocolate blanco hace que todo se deshaga en la boca y, antes de que te des cuenta, te habrás comido la mitad del lote.